Las relaciones humanas en el corazón de la relación con los clientes

Hace poco he leído un post de un distinguido cicloturista (de habla hispana) y excelente fotógrafo, que me ha hecho pensar en algunos de los elementos tratados en un post anterior: “Sabiduría Indígena”.

Trata esencialmente de las relaciones humanas y de lo mucho que nos pueden aportar, al tiempo que nosotros mismos aportamos algo de nuestro lado, sobre todos si conocemos o sabemos descubrir los códigos de comunicación.

En el post al que me refiero, titulado “Cuando la hospitalidad no tiene precio”, el autor nos explica cómo, a partir de una necesidad básica para un viajero de larga distancia en bicicleta: encontrar alojamiento aún en lugares en donde no hay infraestructura, se puede enriquecer la vida de una persona, así como de todas aquellas con quién entra en contacto y/o relación, solo por la interacción que se crea entre ellas.

Al mismo tiempo, nos explica que relacionarse con nuestros congéneres humanos no siempre es fácil o evidente, pero que la actitud correcta nos lleva a lograrlo, a veces de forma más fácil que lo esperado. Aquí yo destacaría una frase de su post que me ha gustado particularmente: “Se trata de poder enriquecerme, de aprender diariamente de otros tipos de vida, de otras maneras de querer, de otras maneras de comer, de otros modos de…………..

Y esto me ha llevado de regreso a mi profesión (soy incorregible): la Atención al Cliente. Y es que al fin y al cabo, ya sea frente a frente (en una tienda por ejemplo), a través del teléfono o usando las redes sociales, la relación mantenida entre un empleado o representante de una empresa u organización y sus clientes / usuarios / socios / etc., es en esencia una relación entre seres humanos y como tal permite a ambas partes enriquecerse, aunque dicha “relación” no haya sido del todo satisfactoria para una o ambas partes.

Y miren por donde, mientras me pasaban esas “sesudas” reflexiones por la cabeza, me encuentro con otro post que resulta ser una buena descripción de esta misma idea. En “La diferencia está en las personas” la autora nos habla de esos pequeños detalles que como tales se tienden a olvidar u obviar, pero cuyo uso u olvido puede crear la diferencia entre una atención (relación) al cliente deficiente y una de gran calidad.

Aquí les dejo, estas reflexiones por esta semana, con la promesa de seguir aportando ideas y reflexiones respecto a la importancia que el Cliente tiene para toda empresa u organización, pues ES el corazón de su actividad.

Bardenas reales 2012

6 pensamientos en “Las relaciones humanas en el corazón de la relación con los clientes

  1. Pingback: 3ª Charla: 10- Construir la confianza | Todos Clientes

  2. Pingback: 2ª Charla: 12- Los 7 Pecados capitales del Servicio | Todos Clientes

  3. Pingback: Charla 2: Conocer al Cliente | Todos Clientes

No dudes en dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s