Espíritu Navideño y Festivo

Ha llegado esa época del año en que las familias se reúnen, los comercios hacen caja y los estómagos sufren de excesos. Y ¿qué tiene esto que ver con las relaciones entre empresas y clientes?

Fuera de lo obvio, su vertiente comercial, me he puesto a pensar y he caído en la cuenta que existe un “ente” o “organización”, por darle un nombre, que siempre tiene el favor de sus “clientes”.

Llamémosles Reyes Magos, Papá Noel, Niño Dios, Santa Claus, San Nicolás, … estos personajes tienen un capital simpatía elevadísimo ante todos aquellos que han, al menos, oído hablar de ellos, sin distinciones. La constancia de este capital simpatía me ha hecho pensar y preguntarme cómo puede ser esto.

Decir que ello ocurre solo para agradar a los más pequeños me parece una explicación muy limitada. Puesto que alrededor de estas figuras se ha creado una especie de conspiración generalizada, cuya finalidad está en permitir que los más menudos de la casa mantengan ese ideal mágico, que estos personajes representan, el mayor tiempo posible.

Pero por otra parte, debemos tener en cuenta que los adultos también apreciamos estos personajes, en parte por nostalgia. Nostalgia de aquellos tiempos en que no teníamos responsabilidades y cuyos problemas generalmente se resolvían con un beso y/o un caramelo. Pero también porque gracias a ellos vemos en los ojos de los niños ese brillo mágico que la mayoría hemos perdido al llegar a la edad adulta.

Además, es muy cierto que tener una excusa para reunir a quienes queremos (familia, parientes, amigos), alrededor de una bonita mesa, si se quiere con el aliciente de un detalle (adaptado a la situación económica que se vive), es una magnífica idea que personalmente aprecio mucho.

Es así como esta escusa festivo-navideña nos permite tener (o crear) una ocasión regular, al menos una vez al año, en la que podemos disfrutar de comunicarnos (por correo, e-mail, teléfono, etc…), de encontrarnos con aquellos que el resto del año poco o nada vemos, o con quienes poco o nada hablamos por aquellas “circunstancias de la vida moderna”, que difiere de las típicas, bodas, bautizos y funerales…

Permítanme pues que aproveche esta ventana para desearles a todos y todas que pasen unas muy felices fiestas, y que el año 2013 nos sea favorable.

No dudes en dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s